Muchos españoles sufren una deficiencia de magnesio. Esta sal mineral interviene en un gran número de reacciones metabólicas, incluidas las relacionadas con el estrés. ¿Qué tiene que ver este mineral con el estrés? ¿Cuáles son los beneficios del magnesio en la lucha contra el estrés diario? ¿Cómo refuerza su acción la vitamina B6?

¿Qué es el estrés?

En 1948, el Dr. Hans Selye identificó el “síndrome de adaptación general” (SGA).

Lo que más comúnmente llamamos “estrés” es una reacción general de alarma de nuestro cuerpo cuando se ve sometido a una agresión externa. Corresponde a un intento de adaptación a un nuevo entorno.

Esta respuesta de nuestro organismo se corresponde con el SGA, un conjunto de reacciones biológicas que pueden desglosarse en tres fases.

La fase de alarma

La fase de alarma es una reacción de emergencia normal del organismo expuesto repentinamente a una agresión externa.

Se desencadenan diversos cambios fisiológicos, como el aumento del ritmo cardíaco y la presión arterial, la dilatación de las pupilas y el aumento del tono muscular. El estado de alerta, la memoria y la capacidad de pensar aumentan con la adrenalina.

Esta fase de alarma dura entre unos minutos y 24 horas. Después, entramos en la fase de resistencia.

La fase de resistencia

También conocida como la fase de resistencia, la fase de resistencia es la respuesta a la exposición prolongada a una agresión.

Las manifestaciones fisiológicas disminuyen, pero el cuerpo recurre a otros recursos para intentar adaptarse a la situación que continúa. En particular, segrega endorfinas, dopamina, cortisol, dopamina y serotonina.

La fase de agotamiento

Ante una agresión que se prolonga en el tiempo, nuestro cuerpo no puede hacer frente. Al sufrir, agota sus reservas de energía mientras otras funciones se vuelven menos eficientes.

Las consecuencias pueden ser graves, tanto física como psicológicamente: agotamiento, fatiga crónica, irritabilidad, depresión, daños en el sistema cardiovascular con riesgo de infarto, descenso del sistema inmunitario, etc.

¿Cómo ayuda el magnesio a combatir el estrés?

El magnesio (Mg) es una sal mineral muy importante en el cuerpo humano. Interviene en más de trescientas reacciones metabólicas, desde los huesos hasta el sistema inmunitario y la memoria.

El estrés disminuye la concentración de Mg

Debido a nuestro agitado estilo de vida, estamos constantemente sometidos a situaciones de estrés. Tenemos que apresurarnos a recoger a los niños, rendir bien en el trabajo y mucho más.

Cada vez que nos sometemos a un estímulo agresivo percibido, nuestro cuerpo libera una gran cantidad de norepinefrina. También conocida como norepinefrina, la norepinefrina es una hormona y un neurotransmisor similar a la adrenalina.

Aunque esta molécula proporciona una respuesta casi instantánea, también provoca la excreción de magnesio. En resumen, nuestro cuerpo elimina el magnesio. Como esta sal mineral está menos presente en nuestro cuerpo, ofrece menos resistencia al estrés. Para hacer frente a esto, nuestro cuerpo libera más noradrenalina en el torrente sanguíneo.

Esta nueva liberación masiva de norepinefrina provoca la eliminación de más y más magnesio. Este bucle sin fin conduce a un estado de hipomagnesemia. Este término se refiere a una concentración de magnesio en sangre demasiado baja (< 1,8 mg/dL o < 0,70 mmol/L). La hipomagnesemia caracteriza un estrés importante, tanto por su duración como por su intensidad.

El magnesio, el mejor agente antiestrés

Para romper este bucle, que inevitablemente conduce a situaciones muy complicadas, basta con compensar la falta de magnesio.

Esto puede hacerse a través de la dieta. Se encuentran grandes cantidades en el chocolate negro, el germen de trigo, las almendras y las verduras. Sin embargo, esto no suele ser suficiente para volver rápidamente a una situación normal. Los complementos alimenticios pueden ayudarle a recuperar un estado más tranquilo más rápidamente.

En efecto, esta ingesta de magnesio reduce la liberación de mensajeros químicos relacionados con el estrés en la sangre. También ayuda a aumentar la secreción de serotonina.

Se denomina acertadamente la hormona de la felicidad porque influye en la sensación de bienestar. La ansiedad se reduce, las noches son menos agitadas, la irritabilidad es menos marcada. Facilita la relajación muscular y tiene un efecto beneficioso sobre la taquicardia.

Vitamina B6 y magnesio, el cóctel antiestrés perfecto

Los beneficios del magnesio son numerosos, especialmente para el equilibrio nervioso.

Antifatiga, relajante muscular, antiestrés, contribuye a un buen equilibrio y a una buena salud en el día a día. En asociación con la vitamina B6, los beneficios del magnesio se ven reforzados.

De hecho, estos elementos tienen una acción complementaria:

  • El magnesio está muy presente en el cuerpo humano. Se encuentra en el hígado, el corazón y los músculos. En cuanto al estrés, ayuda a regular el tono muscular, la presión arterial y el

ritmo cardíaco. Desempeña un papel fundamental en la transmisión nerviosa. Todas estas acciones pueden calificarse de relajantes;

  • La vitamina B6 contribuye a una mejor asimilación de ciertos nutrientes, entre ellos el magnesio. Entre otras muchas propiedades, la vitamina B6 interviene en el buen funcionamiento del sistema inmunitario. También contribuye a mantener el equilibrio mental.

¿Cómo cubrir sus necesidades de magnesio para luchar contra el estrés?

La carencia de magnesio es muy frecuente hoy en día en España.

Según diversos estudios publicados en los últimos años, al menos uno de cada cinco adultos está afectado. El origen de esta deficiencia es muy diverso. Puede estar relacionado con una enfermedad, una prescripción médica, el estrés o una dieta desequilibrada.

Para cubrir nuestras necesidades diarias, necesitamos al menos 360 mg para una mujer y 420 mg para un hombre. Estas cifras aumentan en el caso de las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia.

Obviamente, esto requiere una dieta más equilibrada que incluya algunos de los muchos alimentos con un alto contenido de magnesio. Entre ellos están el pan integral, el arroz integral, las espinacas, los plátanos, las ciruelas pasas y el chocolate negro.

Sin embargo, en momentos de estrés, puede ser una buena idea utilizar el complemento alimenticio Argalys, que combina magnesio (50% de la CDR por cápsula) y vitamina B6 con potasio. Este complemento alimenticio le permite beneficiarse de las ventajas del magnesio, en particular para recuperar un estado de calma. La fatiga nerviosa se reduce, los calambres se desvanecen y se recupera el sueño.

Nuestro complemento alimenticio Multivitamínico también puede ser una solución alternativa, ya que también aporta el 25% de la CDR en Magnesio, lo que se adapta perfectamente para asegurar una buena cobertura de las necesidades medias diarias.

complement magnesium potasium argalys 2
Magnesio, potasio, vitamina B6

Pin It on Pinterest